Infección por VPH en la cavidad oral: Epidemiología, manifestaciones clínicas y relación con el cáncer oral. Autora: María Dubraska Aguirre.

Se ha estudiado ampliamente el Virus de Papiloma Humano (VPH) y su relación con la aparición de cáncer orofaríngeo de células escamosas. Los autores refieren además, que la importancia de este estudio radica en la gran incidencia de aparición del VPH en la población. Al rededor de 6 millones de personas de la población mundial ya ha sido infectada.

El desarrollo de cáncer de cuello uterino y su relación con el VPH ha sido ampliamente demostrado. Y existe evidencia de que el VPH juega un papel como causante de cáncer en faringe, laringe y cavidad oral. El cambio de los hábitos sexuales de la población y la disminución de la edad en que comienzan las relaciones sexuales han influido proporcionalmente el aumento de esta infección, haciendo que se establezca como una infección endémica.

El conocimiento de la historia natural, factores de riesgo, manifestaciones clínicas, tratamiento y prevención de esta enfermedad constituye un requisito importante para el profesional de la salud. La descripción de estos aspectos, son por tanto, el principal objetivo de esta revisión. El estudio es una revisión sistemática del estado del arte de la infección por VPH y su relación con la aparición de lesiones malignas propias del cáncer orofaríngeo. Recopila información de estudios previos que datan del 2001 hasta el 2017, de tipo experimental y descriptivos.

Esta revisión describe de forma esquemática la historia de la enfermedad, desde la transmisión hasta su progresión . Aunque el estudio se presenta como una revisión sistemática, no está presente en la metodología los criterios de inclusión y exclusión de los estudios utilizados, ni las bases de datos de las búsquedas.

La transmisión del VPH está sujeta a la respuesta del sistema inmune. En sujetos inmunosuprimidos (pacientes con HIV, transplantados, etc.) desarrollan una persistencia de las lesiones inducidas por VPH. Sin embargo, la transmisión a nivel orofaríngeo aún parece poco claro.

Los procedimientos diagnósticos serológicos e histopatológicos son poco específicos. Actualmente el diagnóstico específico se basa en técnicas de biología molecular, como lo es la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), el cual posee mayor especificidad, permitiendo identificar el tipo o tipos de especies virales.

En cuanto a las manifestaciones clínicas en la cavidad oral, aun no hay un concepto claro. Las características de las lesiones parecieran compartir ciertas similitudes con las lesiones cervicovaginales. La capacidad del virus de inducir la producción de queratinocitos se ha relacionado con su oncogenicidad. La infección subclínica en mucosa oral normal, según otros estudios , posee un amplio rango. Se han realizado metanálisis que indican que el virus se encuentra presente sin generar lesiones visibles. Basándose en estos hallazgos, se cree que no debe involucrarse inicialmente el VPH de la cavidad oral en la aparición del cáncer. Esto sugiere que el virus pasa la cavidad oral para alojarse en sitios de mayor riesgo como las criptas tonsilares.

La transmisión orogenital, depende de los factores de riesgo asociados a la conducta o comportamiento sexual de los individuos. La manifestación bifocal esta relacionada principalmente a condiciones de inmunosupresión. El dato más siginificativo en cuanto a esta vía de transmisión esta asociado a las prácticas sexuales, edades tempranas de inicio de la actividad sexual y el número de parejas.

Las lesiones beningnas que encuentran en cavidad oral son las verrugas vulgaris, papiloma escamoso e hiperplasias. Son lesiones asintomáticas que se observan frecuentemente en lengua, paladar blando y labios. La transformación de estas lesiones a malignas es un hecho muy debatido. Varios investigadores relacionan la capacidad carcinogénica a proteínas oncogénicas, las cuales aumentan la duplicación de las células epiteliales e inhiben la apoptosis. Otros investigadores rechazan totalmente esta hipótesis. Aunque se ha encontrado una frecuente aparición de subtipos del VPH 16 y 18 asociado al cáncer, parece ser que los estudios tienen discrepancias importantes en cuanto a diagnóstico, términos de inclusión y clasificación de las lesiones.

Las lesiones potencialmente malignas más comunes son la leucoplaquia, leucoplaquia proliferativa verrugosa, eritoplaquia y liquen plano. Siendo la más frecuente la leucoplaquia. La lesiones malignas propias de la cavidad oral corresponden al cáncer de células escamosas. La relación del cáncer oral y el VPH ha sido siempre muy controvertido. Parece existir un tropismo del VPH, pero que se presenta en mayor asociación con el cáncer de cuello uterino.

Se ha encontrado mayor prevalencia de lesiones malignas en hombres menores de 40 años y en correlación a las prácticas sexuales. Estudios confirman que las lesiones tumorales malignas de VPH tienen un mal pronóstico en los grupos de alto riesgo, con 3 años de supervivencia en un 46.2% de los casos.

En relación a la terapéutica, no existe tratamiento farmacológico. El manejo consiste en el monitoreo (pruebas cada 8 o 12 meses) . El tratamiento de las lesiones es netamente quirúrgico a través de la biopsia excisional. En cuanto a su prevención, existen actualmente vacunas monovalentes, cuadrivalentes y bivalentes. El inconveniente principal de estas vacunas son el alto costo, lo que limita su uso a países de mayor desarrollo económico. La edad de vacunación está todavía en debate. Algunos autores hablan de obtener mayor eficacia en adolescentes. Sin embargo, en la literatura no se registra la eficacia en la reducción del cáncer de células escamosas de cavidad oral.

El estudio concluye que en las últimas décadas ha habido un incremento de investigaciones que relacionan la aparición del cáncer oral y el VPH. Por ello es importante la difusión de la información al público general. Así como el conocimiento por parte los profesionales de la salud de los avances en biología molecular, aplicado al diagnóstico , prevención y manejo terapeútico.

Debido al debate que existe entre varios investigadores acerca del rol etiopatogénico del VPH en el cáncer oral, es necesaria la ampliación de los resultados de la investigación basada en el metanálisis. O bien, deben evaluarse los estudios incluidos en la revisión a través de escalas de validez que permitan cuantificar la calidad metodológica y así evitar conclusiones sesgadas.