EDEUS, Estudio sobre consumo de inhibidores de la fosfodiesterasa 5

Lysed Minsero, Diplomante de Medicina Sexual.

Análisis del artículo:

EDEUS, un estudio de la vida real sobre los usuarios de los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5: prevalencia, percepciones y comportamiento de búsqueda de atención médica entre los hombres europeos con un enfoque en Avanafil de 2da generación.

La invalidez transitoria o de forma constante de obtener y sostener una erección lo suficientemente rígida que permita una relación sexual satisfactoria, la definimos como disfunción eréctil, y esta debe tener una duración mínima de 3 meses. Según estudios antes realizados tiene una prevalencia en hombres entre los 40-70 años de edad. Estar en presencia de una disfunción eréctil nos debe encender una alarma, ya que esta es un síntoma centinela de otras afecciones, frecuentemente tiene más de una causa, en mayor porcentaje una enfermedad vascular, subsecuente neurológicas, hormonales, y anatómicas.

A pesar de que la disfunción eréctil afecta notoriamente la calidad de vida del hombre y su actividad sexual estos tienen dificultades para plantear este problema a su médico.

El UK-92480, hoy comúnmente sildenafilo es un inhibidor de la fosfodiesterasa tipo 5 e inicialmente fue desarrollado como fármaco antianginoso, a pesar de esto, la interacción que hay del sildenafilo con los nitratos, concluyeron la interrupción de este desarrollo farmacoterapéutico, posteriormente con estudios clínicos se evidencia erección peniana con múltiples dosis de sildenafilo, lo cual lo llevo a la aprobación para el tratamiento de la disfunción eréctil, le prosiguieron el tadalafilo y el vardenafilo.

Lo rápido que los PDE5 de 1era generación se hicieron conocidos los llevo a ser utilizados de manera recreativa, por aquellos hombres que deseaban una erección más rígida, más duradera y de esta manera hacer la relación sexual más placentera, del mismo modo se presentan efectos secundarios adversos (dolor de cabeza, rubor, dispepsia, congestión nasal y mareos) lo que supone un posterior abandono del tratamiento.

El avanafil siendo estudiado demostró ser eficaz en el porcentaje de erecciones y penetraciones satisfactorias, al igual que el cambio en la puntuación de valoración de la función eréctil. El avanafil puede ser más selectivo que otros inhibidores de la PDE5, resultando en una menor incidencia de efectos secundarios. El Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) posterior a estudios recomendó a la Agencia Europea de Medicamentos la autorización del avanafil, en vista de que los beneficios son mayores que sus riesgos.

En el artículo se puede apreciar que los grupos de edad que predominan la disfunción eréctil son hombres en edades comprendidas de 35-54 años, en su mayoría con diagnóstico de disfunción eréctil y comorbilidades asociadas como aumento del colesterol y aumento de la presión sanguínea, siendo el sildenafil el tratamiento mayormente utilizado, presidiendo al tadalafil, vardenafil y avanafil.

Predominan aquellos hombres que usaron medicamentos principalmente para mejorar las erecciones y la vida sexual de su pareja, esto previo diagnóstico médico, mientras que al contrario aquellos hombres sin diagnostico o con autodiagnóstico utilizan los inhibidores de la fosfodiesterasa tipo 5 como droga recreativa, con auto prescripción, de tal manera que unos adquirieron el medicamento en farmacias oficiales y otros en farmacias en línea respectivamente.

Se ve reflejado como la decisión de la toma de PDE5i influye en su dosis, en vista de que los sujetos que se autoprescribieron detallaron usar la dosis más baja, mientras que los que usaron la dosis más alta fueron aquellos con prescripción médica, estos últimos con frecuencia quisieron complacer a su pareja, en lugar de los que usaron la dosis estándar recomendada que informaron sentirse más relajados durante el acto sexual.

El uso de avanafil se ve en mayor porcentaje en aquellos sujetos con prescripción médica y con problema de disfunción eréctil, y estos informaron el uso bajo demanda y una puntación más baja de IIEF-EF.

A pesar de las numerosas campañas orientadas al paciente, dándole total importancia a la disfunción eréctil, continua siendo un tema de poco dominio, se ve reflejado que aquellos pacientes diagnosticados, son en su mayoría los de edades superiores y los que presentan alguna comorbilidad, estos manejan el uso del avanafil posterior a prescripción médica, y en busca de la satisfacción de la pareja, en lugar de aquellos que presentan problemas de erección y no acuden en busca de un diagnostico o bien sea una prescripción para estos medicamentos, lo hacen de manera recreativa y para mejorar su erección.

Queda demostrado la poca importancia medica que los sujetos le dan a la disfunción eréctil, llegando a utilizar tratamientos alternativos y lógicamente menos efectivos, aunque se ha demostrado que los hombres en su mayoría sienten molestia con la DE tan solo un pequeño porcentaje de estos busca discutir su condición con médicos, esto es de gran significancia ya que será necesario más educación sobre las fallas eréctiles o problemas de erección y el fomento de la consulta y el tratamiento prescrito por un especialista.

La explicación más razonable para esta problemática radica en el hecho que los sujetos en edades comprendidas de 40-70 años son más propensos a reconocer su incapacidad eréctil como un problema médico en lugar de los más jóvenes, pudiendo conllevar esto a comorbilidades no diagnosticadas, uso de PDE5is falsas y riesgos de la salud.

Poniendo en vista que el tratamiento médico a dosis bajas de PDE5i muchas veces causa angustia en los pacientes al no tener el resultado deseado y llevando al abandono del mismo, induce a iniciar con dosis altas de primera opción y posteriormente ir ajustándola a menores dosis.

Según lo antes mencionado con respecto a la demanda de avanafil en farmacias oficiales y su uso en pacientes con diagnostico medico de disfunción eréctil, da una idea sobre el desconocimiento que tienen los sujetos sobre la disponibilidad de avanafil, esto se hace más notorio en la muestra tomada para este estudio dado que solo el 5% de los participantes declaró usar avanafil.

En descripción el uso de PDE5i tiene dos variantes, en primer lugar de manera recreativa, sin previa consulta, ni prescripción médica y en un segundo lugar bajo el diagnostico de disfunción eréctil y con prescripción.

El uso de avanafil no demostró diferencias en cuanto a la efectividad en comparación con los inhibidores de la fosfodiesterasa de 1ra generación. Sin embargo es importante mencionar que el avanafil tiene efecto más potente sobre la PDE5 que sobre otras fosfodiesterasas conocidas, por ello se ha hecho el tratamiento de elección médica, y en general se describe mayor satisfacción.