Relación entre ansiedad,muerte e hipersexualidad.

Autor, Rodolfo Rodríguez Martínez

El artículo del Dr. Watter, “Existencial Issues in Sexual Medicine: The Relation Between Death Anxiety and Hypersuality,” genera en la letra al editor por parte del equipo del Dr. Ciocca et al una gran cantidad aspectos a considerar en este controversial tema. El cual abarca aspectos de las diversas ramas de especialidad en el área de la salud. Lo cual de manera inevitable genera confrontación de opiniones, las cuales van desde lo teórico, pasando por la interpretación hasta llegar a la misma práctica profesional.

De este modo inicia con el hecho de correlacionar a la muerte con la sexualidad. Asunto que inicialmente se concentra en la psicoterapia existencial por parte del Dr. Watter. Sin embargo al ser citado el mismo Freud en el artículo original, lleva a un punto de aclaración que radica en el hecho de que “Freud, too, recognized the powerful connection between sex drive (Eros) and death instinct (Thanatos)” (Ciocca et al, 2018), es decir entender la poderosa conexión entre el impulso sexual y el instinto de la muerte es algo que influye en contraposición con la hipersexualidad.

Tal es la razón por la cual se hace la referencia a que los comportamientos hipersexuales se pueden considerar mecanismos de defensa contra la ansiedad por la muerte misma. Cuestión que es común y propio del psicoanálisis desde su perspectiva planteada por Freud. No obstante es necesario resaltar que en concordancia con los hechos de la relación existente de la filosofía y evolución Darwiniana hacia el mismo psicoanálisis la crítica genera que se deja de lado la descripción fenomenológica de la hipersexualidad desde una perspectiva intrapsíquica.

El tema en si conlleva al hecho que estar muy en acuerdo con la característica del paciente que padece del trastorno junto con los altos grados de culpa, ansiedad, depresión y alta frecuencia en actividades sexuales. No obstante la problemática se devela al momento del diagnóstico y sobre todo del tratamiento.

Es en este punto que se considera a todos los especialistas de la salud; médicos, psiquiatras, psicoterapeutas y sexólogos a orientarse en el tratamiento de la hipersexualidad con la consideración respectiva en la óptica intrapsíquica y psicodinámica más que de manera exclusiva en la sintomatología.

Es en este punto que la eficiencia y eficacia de los respectivos tratamientos pueden caer en puntos muertos que conllevan a trabajos sesgados de puntos a considerar del sujeto en si y de su realidad. Tal puede ser la razón por la que a la fecha aún sigue representando un reto el trabajo con personas que se consideran hipersexuales.

Tal puede venir a ser el caso de la misma relación existente entre el miedo a la muerte y otras condiciones que pueden ser consideradas para su respectivo enfoque desde la manera en que estas engatillen el cuadro. Lo cual entra en debate en la respuesta del Dr. Watter al indicar que esta ansiedad ligada a la muerte no es la única.

Sino más bien al hecho de que la psicoterapia existencial se en foca menos en los síntomas que en el verdadero significado de la sintomatología del sujeto. Razón por la cual es relevante acentuar la importancia de enfocarse en la sintomatología de manera significativa junto con otros hechos de factores psicodinámicos que permitan ver la expresión de un comportamiento de hipersexualidad sin dejar de ser objetivo.

A criterio personal puedo resaltar lo que en un inicio de este análisis brevemente mencione, el hecho de incluso diferencia de criterios por temas de interpretación. Lo cual se evidencia en la respuesta del Dr. Watter al acotar a Freud y sus valiosas aportaciones desde una perspectiva que contribuyen a marcar la diferencia como se evidencia en la evitación de las conversaciones sobre el miedo a la muerte en la consulta por la evidente representación de castración o abandono.

Esto lleva a la reflexión de que desde diferentes enfoques se puede percibir al aporte del acercamiento de la psicoterapia existencial con la mira a la sintomatología para el correcto abordaje la hipersexualidad. Lo cual en al artículo deja claramente evidenciado la apertura a la crítica constructiva e invitación abierta a exponerse criterios diferentes respecto al tema planteado.

Lo cual desde un inicio resultó ser el catalizador de este trabajo para que los demás profesionales de la salud se puedan sumar a enriquecer desde las diversas disciplinas el hecho de su abordaje, diagnóstico y tratamiento, cuyo trabajo a la fecha sigue resultando polémico e incluso divisorio entre la medicina sexual a lo largo del mundo.

Razón por la cual se puede concluir con el hecho resaltado por ambos autores. El cual radica en el trabajo multidisciplinario de los especialistas de la salud para enfatizar y realizar diagnósticos precisos con tratamientos tanto eficientes como eficaces en esta patología que claramente envuelve aspectos que van más allá de la misma sintomatología que puede evidenciarse en los textos.

Sino más bien en el verdadero significado que la misma representa en la psiquis del sujeto y su forma de representarlo en el comportamiento sexual que conlleva al cuadro patológico en sí. Dejando de esta manera un campo abierto a mayor trabajo enfocado en una perspectiva amplia y dinámica del mismo comportamiento sexual y sus aproximaciones al miedo a la muerte.