Influencia de la Adrenalina y la Noradrenalina en la respuesta sexual femenina.

ARTÍCULO

Influencia de la Adrenalina y la Noradrenalina en la respuesta sexual femenina.  Influence of Adrenaline and Noradrenaline on the female sexual response.

 

Dra. Sara Arias

Escuela Latinoamericana De Medicina Sexual

FUNDACELAC. Universidad De Carabobo

Diplomado En Medicina Sexual

Agosto 2018

 

“El sexo es una trampa de la naturaleza

Para no extinguirse.” Friedrich Nietzsche

 

Primeramente, se debe partir del hecho de que este artículo busca documentar teóricamente como una alteración en el organismo como lo es el estrés, puede influir sobre la conducta sexual de todo individuo, específicamente sobre la respuesta sexual fémina.  Sin embargo, no la contextualiza como una patología, sino que toma en cuenta la química de la Adrenalina y la Noradrenalina como respuesta natural del cuerpo humano ante esta conducta.  Este estudio tiene un enfoque documental, exploratorio y explicativo sobre tal fenómeno, donde se emplea la revisión documental como una fuente primaria la información a presentar.

 

 

El estrés y su influencia en la respuesta sexual femenina.

 

La respuesta sexual (RS) según Mas (s.f) en su documento digital la conceptualiza como «un conjunto de cambios psicofisiológicos asociados con la realización de actos sexuales.»  Dicho autor afirma que esos aspectos pueden ser modificables, considerando su influencia en el estado de conciencia y

 

percepciones sensoriales placenteras, lo que suele reforzar poderosamente la motivación para repetir la experiencia.

 

Hoy en día, el estudio de la RS femenina ha adquirido mucho interés en área de la medicina sexual, ya que se considera compleja en comparación a la del hombre, sin embargo, se espera que en un futuro no solo se realicen pruebas físicas que describan las etapas de respuesta sexual de la mujer, sino también sus funciones neuronales al momento de alcanzar su máxima estimulación.

 

A continuación se presenta el mecanismo de respuesta sexual femenino.

Grafico 1. Modelo circular operacional de respuesta sexual de la mujer.

 

En el esquema presentado anteriormente se visualiza la influencia reciproca de las fases (orgasmo, excitación y resolución) que conforman la respuesta sexual femenina, y esta compuesta por una serie de mecanismos cognitivos, afectivos, además de un sustrato neurohormonal, que participan en la excitación sexual y actividades estimulantes, incluyendo el sexo y la masturbación.

 

Durante esta fase no se observan cambios orgánicos evidentes, pues se trata de un proceso mental.  Sin embargo, la fase de deseo o apetito sexual debe ocurrir para que un individuo se predisponga a la actividad sexual.  Pero si se analiza, el esquema de RS presentado anteriormente se evidencia que la excitación femenina, puede ser o no producto del estado de deseo, tomando en consideración que una estimulación sensorial intensa puede producir excitación y hasta orgasmo sin que exista el deseo en la mujer.

 

Cabe destacar, que el interés y la excitación sexual se generan en la amígdala.  Y el sistema límbico regula las sensaciones de placer y la inhibición del comportamiento erótico.

 

A continuación se describen cada una de las etapas de RS femenino:

 

  • Excitación: esta fase se caracteriza por un considerable aumento del aporte sanguíneo a los órganos genitales, debido a su vasodilatación. Ello se traduce en la erección del clítoris, que llega a duplicar su volumen, y la vasocongestión de la vagina y el conjunto de la pirámide vulvar, lo que determina el aumento de tamaño y dilatación de la vulva, así como la lubricación vaginal.

 

La respuesta de lubricación vaginal es la manifestación característica de la excitación sexual, y ocurre rápidamente desde su inicio.  El líquido de lubricación vaginal se forma por la trasudación a través de las paredes de la vagina de plasma sanguíneo procedente del plexo vascular subepitelial intensamente dilatado.

 

El aumento de volumen del trasudado lleva a que pronto se sature la limitada capacidad de reabsorción de Na+ por el epitelio vaginal, de modo que mayores cantidades de este ión escapan hacia la luz, lo que arrastra un volumen mayor de agua, con lo que aumenta la lubricación.  La utilidad fisiológica de este fenómeno es facilitar la penetración y los movimientos del pene dentro de la vagina, así como neutralizar el pH vaginal.

 

Cuando cesa la excitación, la reducción de la vasodilatación permite que el bombeo de Na+ por el epitelio pueda retirar lentamente este ión y el agua acompañante de la luz vaginal, con lo que se restaura la composición de reposo.

Las glándulas exocrinas del tracto urogenital también aumentan su secreción durante la excitación sexual de modo relevante.  En la mujer, las glándulas uretrales y parauretrales, aumentan también su secreción durante la excitación lo que, en aquellas que las tengan más desarrolladas y/o estimuladas, puede llevar a que su expulsión sea perceptible durante el orgasmo.  Las glándulas de Bartholin aumentan también su secreción, lo que contribuye a la lubricación del introito vulvar.

 

Cuando la fase de excitación se encuentra muy avanzada, la congestión del plexo vascular de la pared vaginal lleva al engrosamiento conspicuo del tercio externo de la “plataforma orgásmica”.  Otro fenómeno de la fase es la elevación del útero y el estiramiento hacia arriba de la pared posterior de la vagina, que se observa tanto si hay penetración como si la excitación se produce por estimulación del clítoris.  Se suele atribuir a la contracción de la musculatura lisa presente en los ligamentos cardinales y sacrouterinos, que por su disposición anatómica tiran del cuello uterino y la porción superior de la vagina hacia arriba y los lados.  Combinado con la ingurgitación de la porción más externa de las paredes de la vagina, el cual confiere a ésta una forma de botella invertida, lo que podría facilitar la retención del semen que se depositara.

  • Orgasmo: se caracteriza por contracciones intermitentes tanto de la musculatura lisa de los órganos genitales como de la esquelética. En la mujer, la contracción rítmica de los músculos estriados del suelo de la pelvis, particularmente la pubovaginal, hace estrecharse intermitentemente las paredes de la porción más externa de la vagina; el ano se contrae también sincrónicamente.  La pérdida de tono de los músculos del suelo pélvico, además de predisponer a problemas como incontinencia urinaria y prolapsos, afecta también a la intensidad y placer de la Respuesta sexual.  Por el contrario, se han descrito efectos beneficiosos en la función sexual del fortalecimiento mediante ejercicios de Kegel, aunque otros estudios no lo han confirmado.
  • Resolución: esta fase consiste en el retorno a los valores funcionales iniciales, con reducción de la vasocongestión pélvica y relajación muscular. Se acompaña de un “período refractario”, durante el que es difícil inducir una nueva RS. Sin embargo, tras el orgasmo femenino, con frecuencia se regresa a un nivel todavía alto de excitación sobre el que se pueden superponer sucesivos orgasmos si persiste la estimulación.

 

Los cambios físicos en cada una de las etapas de la Respuesta sexual femenina pueden ser evidenciados por medio de orgasmos genitales, así como también extragenitales., tales como:

 

Orgasmos genitales:

  1. Fase: Excitación.
  • Lubricación vaginal.
  • Tumescencia del clítoris, bulbos, labios menores y uretra.
  • Alargamiento y dilatación del fondo vaginal y elevación del utero.
  • Estrechamiento del tercio externo de la vagina.
  • Elevación del cuerpo y el glande del clítoris.
  • Congestión intensa de los labios menores.
  1. Fase: Orgasmo.
  • Contracciones de la plataforma orgásmica vaginal.
  • Contracciones del ano.
  • Emisión de secreciones uretrales y parauretrales.
  • Contracciones uterinas.
  1. Fase: Resolución.
  • Disminución lenta de la congestión pélvica.
  • Posible retorno a la fase orgásmica o entrada en el periodo refractario, con pérdida de la tumescencia vulvar y reducción de la lubricación vaginal.

 

Reacciones extragenitales:

  1. Fase: Excitación.
  • Erección de los pezones.
  • Aumento progresivo de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.
  • Aumento de la ventilación pulmonar.
  • Rubor sexual.
  • Ingurgitación de las aréolas mamarias.
  • Aumento de la tensión muscular.
  1. Fase: Orgasmo.
  • Espasmos musculares en el abdomen, el cuello y los miembros.
  • Pico de la frecuencia cardiaca y presión arterial.
  • Jadeo, vocalizaciones.
  • Secreción de oxitocina.
  • Secreción de prolactina.
  • Alteración del estado de conciencia.
  1. Fase: Resolución.
  • Descongestión rápida de las aréolas mamarias.
  • Descenso rápido de la frecuencia cardíaca y presión arterial a valores basales.
  • Sudoración.
  • Secreción elevada de prolactina sostenida.

 

En este sentido, Chango (2016) indica que «la respuesta sexual de las mujeres durante cada fase varia, en parte por la anatomía, fisiología cerebro sexual, pero también por influencia de la cultura.»

 

Por otra parte, es importante analizar el mecanismo vascular de la Respuesta sexual femenina durante el acto sexual, el cual se visualiza por medio de la química de las hormonas, neutrasmisores, receptores y enzimas.

 

En este sentido, el Centro de tratamiento NEUROSALUS (2017) indica que los neurotransmisores «son unas moléculas biológicas encargadas de transmitir información entre neuronas consecutivas y unidas mediante una conexión llamada sinapsis.»  Al mismo tiempo, exponen que estas segregan por vesículas en la extremidad de la neurona durante la propagación del impulso nervioso.

 

Dicho impulso nervioso es transmitido a las glándulas suprarrenales, la cual se encarga de secretar hormonas imprescindibles para la vida, incluyendo hormonas sexuales y cortisol.

 

Palacio (2015) establece que las células de las glándulas suprarrenales:

 

Tienen gránulos de almacenamiento que contienen las hormonas adrenalina y noradrenalina (llamadas también epinefrina y norepinefrina, respectivamente), que son liberadas para afrontar una situación de estrés. Químicamente son catecolaminas y derivan del aminoácido tirosina.  La adrenalina y la noradrenalina actúan sobre diferentes tipos de receptores adrenérgicos.

 

Una persona sana produce una cantidad equilibrada de neurotransmisores como la serotonina, dopamina, GABA, glutamato, acetilcolina y endorfinas, lo que hace que tengan un bienestar general.

 

La Noradrenalina es producida por la dopamina, y es conocida como la hormona del estrés, debido a su doble función, como hormona y como neurotransmisor, el cual presenta un efecto excitatorio e inhibidor en la corteza cerebral.  Entre sus funciones se encarga de la regulación del estado anímico, y la excitación física y mental al igual que la adrenalina.  Esta sustancia es la responsable durante el acto sexual de:

 

  1. Proporcionar gran flujo de sangre hacia las diferentes partes del cuerpo, lo que facilita y prolonga las respuestas eréctiles y de lubricación vaginal.
  2. Favorece la etapa de deseo y saciación / refracción.
  3. Provoca elevación del ritmo cardiaco, la tensión arterial, la tensión muscular, incrementándose el metabolismo de la glucosa para generar la energía necesaria para el acto sexual.

 

Hernández (2014) indica que los sexólogos señalan que «toda esta activación requiere un elevado gasto energético así como también para la producción de todas las moléculas implicadas. »

 

De igual manera, ambas hormonas causan dilatación de las pupilas.  La adrenalina reduce la presión diastólica como consecuencia de la vasodilatación, sobre todo, de vasos del músculo esquelético; mientras que la Noradrenalina aumenta la presión diastólica por una vasoconstricción más generalizada.

 

Así mismo, la adrenalina aumenta el consumo de oxígeno y la termogénesis, igual que las hormonas tiroideas. Además, produce broncodilatación y reduce la motilidad del intestino, y la Noradrenalina esta vinculada con la capacidad de inhibir el estrés, la depresión y el decaimiento sexual.

 

Cuando se habla de estrés, la biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU (2016) en su articulo informativo, lo define como «un sentimiento de tensión física o emocional.»  Donde el cuerpo reacciona ante esta alteración al liberar hormonas, que hacen que el cerebro esté más alerta, causando que los músculos se tensionen y aumente el pulso.

 

Palacio (2015) afirma que:

 

Usualmente el estrés físico (ejercicio, hipoglucemia, frío, hemorragias, hipotensión, dolor físico) o mental (miedo, cólera, traumas emocionales) es el que excita al sistema simpático. De modo que suele decirse que el propósito del sistema simpático es proporcionar una activación extra del cuerpo en estados de estrés; es lo que se llama la respuesta simpática al estrés. La adrenalina aumenta los niveles de glucosa en el plasma; en cambio, la noradrenalina apenas tiene efectos.

 

En este sentido, se ha comprobado que la mujer al estar bajo condición de estrés puede sufrir cambios hormonales, alteraciones en el ciclo menstrual, así como también problemas en el deseo sexual e incluso amenorrea.  Y el estar sometida a estas alteraciones constantemente pueden aparecer síntomas físicos como dolores de cabeza, contracturas, problemas intestinales o cardiacos, hasta una caída del sistema inmunológico.  A este fenómeno se le conoce como estrés crónico, que aparece con patologías psicológicas como angustia, frustración, irritabilidad, ansiedad, depresión o cansancio crónico.

 

Se puede decir, que para disfrutar de una vida sexual normal y placentera, deben influir diversos factores, como la salud física, la tranquilidad emocional y que todos los sentidos estén enfocados en el momento íntimo.  Sin embargo, los altos grados de preocupación y ansiedad que provocan la tensión afectan la intimidad de la mujer, ya que entorpecen los mecanismos propios de su respuesta sexual normal.  De forma física se presenta de varias maneras, destacando la lubricación vaginal; debido a que disminuye la función de la dopamina y la endorfina, lo que también provoca la ausencia del placer y la poca resistencia a los niveles de dolor durante el acto sexual.

 

Esta deficiencia ocasiona que se produzcan bajos niveles tanto de Noradrenalina y la adrenalina, lo que en teoría causaría que los cambios orgásmicos y extragenitales detallados anteriormente en la mujer no se produzcan.

 

Todo lo expuesto anteriormente, permite generar una hipótesis sobre este aspecto, Aun en estrés la mujer durante el acto sexual puede alcanzar la excitación, orgasmo y satisfacción.  Tomando en cuenta el esquema operacional de la Respuesta sexual femenina, y la capacidad del cuerpo humano en responder naturalmente al balanceo de los niveles hormonales, en relación a la producción  mayor de energía, placer, y deseo.  Es aquí, donde radica la complejidad de la RS de la mujer, donde se evidencia que la liberación de los neurotransmisores por parte del cerebro son los responsable de la sensación de placer y relajación, permitiendo repetir las conductas que causan dicho bienestar.  Donde por medio de diversas vías se conecta con la memoria para reforzar este comportamiento.

 

Para complementar, es importante saber que hoy en día por medio de una serie de estudios han comprobado que la práctica de la actividad sexual influye de manera considerable en la vida cotidiana de la mujer; y esto se debe a que tener una vida sexual activa y placentera aporta numerosos beneficios al organismo como: fortalece el sistema inmunológico, combate la depresión y el estrés, estimula la memoria, levanta la autoestima, adelgaza, rejuvenece y produce una sensación de bienestar generalizado.

 

Una vida sexual activa nos reporta muchos beneficios:

 

  • Aumentan las defensa, ya que mantener una vida sexual activa provoca una mayor descarga de hormonas que aumentan la producción de anticuerpos que combaten virus y bacterias, así como aquellas que sirven de guardianes que controlan cualquier reacción inesperada en el organismo.  Los especialistas afirman que, entre otros beneficios, las personas que tienen actividad sexual con regularidad tienen los niveles de inmunoglobina un 30% más altos, un anticuerpo que ayuda a combatir las infecciones.  En las mujeres se reduce la posibilidad de sufrir cáncer de mama gracias al aumento de los niveles de oxitocina producidos durante el orgasmo.
  • Previene problemas cardíacos, debido a que el corazón alcanza los 130 latidos por minuto, como en los ejercicios de intensidad media.  Las arterias se dilatan aumentando de esta manera la absorción de oxígeno, lo cual previene enfermedades cardíacas.
  • Alivia el dolor, según estudios realizados sobre los beneficios de la actividad sexual, durante el orgasmo las mujeres pueden tolerar el dolor hasta un 110% más, esto es debido por un lado a la estimulación del punto G vaginal que aumenta el umbral del dolor; a la liberación de endorfinas que desconectan durante varios minutos las terminaciones nerviosas responsables del dolor y al aumento de oxitocina, que además de incrementar el deseo sexual, tiene la capacidad de calmar el dolor.

 

Y para finalizar se deben considerar los efectos del estrés sobre la salud, y para ello es necesario que se establezcan algunas medidas que ayudan a prevenirla o mejorar los síntomas si se padece.

 

  • Se debe Aprender a reconocer cuando se esta estresada. Los primeros signos de estrés incluyen tensión en los hombros y el cuello, o apretar los puños. Tratar de evitar el hecho o la situación que produce estrés. Si eso es imposible, se debe cambiar la forma de reaccionar ante el mismo.
  • El hacer ejercicio es una forma saludable de aliviar la energía y la tensión acumulada. El ejercicio libera unas sustancias químicas del cerebro que hacen sentir bien, llamadas endorfinas. También ayuda a ponerse en forma física, lo cual permite sentirse mejor.
  • Comer bien, ya que el estrés puede afectar su apetito. Se debe asegurar de estar comiendo de manera regular y equilibrada.
  • Es importante dormir lo suficiente para que el cuerpo tenga tiempo de recuperarse.
  • Meditar, esta es una forma de pensamiento guiado. Puede adoptar muchas formas. Puede realizarse con ejercicios que utilizan los mismos movimientos una y otra vez, como caminar o nadar. Puede meditar practicando técnicas de relajación, elongando o respirando profundamente.
    • Las técnicas de relajación son simples. Se debe comenzar con un músculo. Mantenerlo apretado durante unos segundos y luego relájelo.  Esto debe hacerse con cada uno de sus músculos, empezando por los dedos de los pies y siga subiendo hacia el resto del cuerpo.
    • La elongación también puede aliviar la tensión. Se debe rotar la cabeza en un círculo suave.  Estirar hacia arriba, e inclinarse hacia un lado y el otro lentamente. Rote los hombros.
    • La respiración profunda y relajada por sí sola puede ayudar a aliviar el estrés. Esto ayuda a obtener mucho oxígeno y activa la respuesta de relajación de su cuerpo.
  • No preocuparse por cosas que no puede controlar, como el clima.
  • Resolver los problemas pequeños, puede ayudar a tener una sensación de control.
  • Prepararse de la mejor manera según su capacidad para aquellos eventos que pueden ser estresantes.
  • Vea el cambio como un desafío positivo, no como una amenaza.
  • Resolver los conflictos que tenga con otras personas.
  • Hablar sobre lo que le está molestando con un amigo, un familiar o un terapeuta en quien confíe.
  • Ser realista. Establecer objetivos realistas en el hogar y en el trabajo. Evitar programar demasiadas cosas.
  • Participar en una actividad que no le produzca estrés, como deportes, eventos sociales o pasatiempos.
  • Mantenerse alejado de las drogas y el alcohol. De hecho, pueden aumentar sus niveles de estrés.

Autor del artículo

Dra. Sara Arias

Diplomante de Medicina Sexual de la Escuela Latinoamericana de Medicina Sexual.

 

Fuente

MEDLINEPLUS

 

 

Bibliografía

 

Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.  (2016).  El estrés y su salud.  [Documento en línea].  Disponible:https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003211.htm [consulta: 2018, agosto 22]

 

Chango, D.  (2016).  UTI hormonas y los neurotransmisores en la sexualidad.  [Documento en línea].  Disponible: https://prezi.com/qdspo-wa-kdi/uti-hormonas-y-los-neurotransmisores-en-la-sexualidad/ [consulta: 2018, agosto 21]

 

Centro de tratamiento NEUROSALUS.  (2017).  Las adicciones y el papel de los neurotransmisores.  [Documento en línea].  Disponible: http://www.neurosalus.info/las-adicciones-y-el-papel-de-los-neurotransmisores/ [Consulta: 2018, Agosto 21]

 

Hernández, G.  (2014).  Química sexual: ¿Por qué decae?.  [Documento en línea].  Disponible: http://www.efesalud.com/química-sexual-por-que-decae/ [Consulta: 2018, Agosto 22]

 

Mas, M. (s.f).  Fisiologia de la respuesta sexual femenina: actualización sexual response in the human female.  A physiologicak update.   [Documento en línea].  Disponible:http://www.elsevier.es/es-revista-revista-internacional-andrologia-262-articulo-fisiologia-respuesta-sexual-femenina-actualizacion-13100737 [Consulta: 2018, Agosto 21]

 

Palacio (2015).  Sistema endocrino Glándula suprarrenal.  [Documento en línea].  Disponible:https://www.infermeravirtual.com/esp/actividades_de_la_vida_diaria/ficha/glandula_suprarrenal/sistema_endocrino#medula_adrenal_hormonas [Consulta: 2018, Agosto 21]

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s