PROLACTINA Y VASOPRESINA DURANTE EL PERIODO DE RESOLUCION FEMENINO. Hecbrig Reyes.

MONOGRAFIA

PROLACTINA Y VASOPRESINA DURANTE EL PERIODO DE RESOLUCION FEMENINO

“”Cuando eres buen observador, todo el mundo es tu maestro”. Anónimo

Hecbrig Reyes

Escuela Latinoamericana De Medicina Sexual

FUNDACELAC. Universidad De Carabobo

Diplomado En Medicina Sexual

Agosto 2018

INTRODUCCION

La fase de resolución suele ser distinta entre el hombre y la mujer, ya que esta puede desarrollar una respuesta multiorgásmica sin pasar por el nivel de meseta, pero a pesar de sus diferencias posterior al orgasmo, o los orgasmos, cuando cesa la estimulación, el cuerpo se prepara para volver a la fase de equilibrio la frecuencia cardiaca, la tensión arterial, la respiración, la tensión muscular y la vasocongestión de la zona genital van desapareciendo gradualmente para dar lugar al ritmo y la coloración habitual de nuestro organismo en descanso.

En esta fase de resolución es encantador dejarnos un espacio para disfrutar de estos momentos de valor incalculable.

Existe un concepción generalizada que la mujer no tiene período refractario , la cual es errada, como tampoco lo es que todos los hombres son monoorgásmicos, si bien en las multiorgásmicas el período refractario está inactivo, muchas mujeres después del orgasmo, entran en un período refractario igual al de los hombres, en el que muchas ni siquiera desean que las acaricien, otras muestran una satisfacción sexual mediada por la prolactina y la serotonina con saciedad sexual marcada, y otras se vuelven cariñosas y afectivas con deseos de ser abrazadas y amadas por efecto de la vasopresina.

Palabras claves: orgasmo, periodo refractario, vasopresina, prolactina.

VASOPRESINA

La hormona antidiurética (HAD o por sus siglas en inglés ADH), también conocida como arginina vasopresina(AVP), o argipresina, fue identificada por primera vez por Turner y du Vigneaud en 1950, es una hormona peptídica, pequeña (oligopéptido) constituida por nueve aminoácidos(NH2-Cys-Tyr-Phe-Gln-Asn-Cys-Pro-Arg-Gly-COOH).

Dicha hormona es producida por el hipotálamo (núcleos supraoptico y paraventricular), pero almacenadas y secretadas por la glándula hipófisis (neurohipófisis).

La vasopresina está en elevadas concentraciones en el locus coeruleus y en la sustancia negra, que son núcleos catecolaminérgicos.

Dicha hormona controla la reabsorción de moléculas de agua mediante la concentración de orina y la reducción de su volumen, en los túbulos renales, afectando así la permeabilidad tubular. La vasopresina es liberada principalmente en respuesta a cambios en la osmolaridad sérica o en el volumen sanguíneo incrementando la resistencia vascular periférica y a su vez la presión arterial. Recibe su nombre debido a que cumple un papel clave como regulador homeostático de fluidos, glucosa y sales en la sangre.

Las funciones principales de la vasopresina se asocian con su capacidad de regular la actividad de los riñones; no obstante, esta hormona también tiene efectos en otros sistemas del cuerpo, entre ellos el cardiovascular y el sistema nervioso central y se manifiestan con:

1. Retención y reabsorción de líquidos

La vasopresina aumenta la permeabilidad de las células de los riñones (nefrona), incrementando la cantidad de agua que absorben; esta función es denominada “antidiuresis o antidiuretica”. Tal proceso implica asimismo un incremento de la concentración de orina por la menor disponibilidad de líquido en el sistema excretor.

Por otra parte, la hormona antidiurética también reabsorbe otras sustancias como la urea, el compuesto químico principal de la orina, formado por productos de desecho del organismo. Esto previene que la frecuencia de la micción sea excesiva.

2. Mantenimiento del equilibrio homeostático

La homeostasis (autorregulación del medio interno de los organismos) depende de un gran número de factores; entre estos se encuentra la actividad de la vasopresina. Si los mecanismos homeostáticos fallan se podría producir problemas como la deshidratación y la acidosis.

Dentro de las funciones, dicha hormona ayuda a que se mantenga el equilibrio electrolítico a nivel del torrente sanguíneo mediante la retención y reabsorción de cantidades adecuadas de agua, glucosa y sodio, entre otros compuestos químicos relevantes para el funcionamiento del cuerpo.

3. Incremento de la presión arterial

Otro de los efectos más destacados de la vasopresina es el aumento de la tension arterial. Dicha función se da como consecuencia de las propiedades vasoconstrictoras de esta hormona, que tienen una intensidad moderada.

Este aumento de la reabsorción provocará: Aumento del volumen sanguíneo, retorno venoso, volumen latido y por consecuencia aumento del gasto cardíaco (GC).

El rol potenciador de la vasopresina sobre hormonas y neurotransmisores asociados al estrés también es importante para explicar este efecto.

4. Modulación de la respuesta de estrés

Aunque la investigación científica no lo ha confirmado completamente por el momento, existen pruebas sólidas de que la vasopresina tiene un efecto modulador en la respuesta del organismo ante situaciones estresantes (o ansiógenas).

La hormona antidiurética regula la liberación de la hormona liberadora de corticotropina, también llamada “hormona liberadora de hormona adrenocorticotropa”. Este compuesto promueve la secreción de corticoesteroides como la aldosterona y el cortisol, asociados principalmente a la vasoconstricción y a la respuesta de estrés, por parte de la glándula adrenal.

Las concentraciones de vasopresina son mucho más pequeñas que las de los péptidos convencionales, pero con efectos muy potentes.

Posee efectos sobre las neuronas de los núcleos paraventriculares y supraópticos que sintetizan y segregan hormonas, y se conoce desde hace tiempo la existencia de fibras colaterales que controlan estas neuronas mediante retroalimentación negativa.

La vasopresina inhibe las descargas del núcleo supraóptico y paraventricular. Según una investigación reciente, actúa en la amígdala cerebral como “hormona del miedo” .Cuando se administra intracerebralmente la vasopresina, se altera la presión sanguínea y actúa como agente antipirético y analgésico. Se la ha implicado en la formación de memoria, incluyendo reflejos retrasados, imágenes, memoria a corto y largo plazos, aunque todavía no se ha aclarado el mecanismo

5. Reducción de la sensación de dolor

En los últimos años se ha empezado a estudiar la implicación de la vasopresina en la modulación de las sensaciones de dolor. Se cree que esta hormona podría actuar como analgésico; esto implicaría que, al ser liberada en determinadas condiciones, la vasopresina tendría efectos reforzantes a causa de las sensaciones positivas asociadas a su secreción.

6. Formación de vínculos sexuales y sociales

Estudios sugieren que la liberación de vasopresina actúa también como un potenciador de los vínculos sociales, en especial los de pareja. En humanos estos efectos han sido hallados sobre todo en hombres y se relacionan con la liberación directa de la hormona antidiurética en los circuitos de recompensa del sistema nervioso central.

Prolactina

La prolactina, también llamada hormona luteotropin, es una hormona proteica producida por la glándula pituitaria, que actúa junto a otras hormonas para iniciar la secreción de leche a través de las glándulas mamarias. En la escala evolutiva, la prolactina es una hormona antigua, que sirve a múltiples funciones en el organismo.

Se sintetiza y secreta a partir de lactotropos, en la adenohipofisi, que constituyen aproximadamente el 20% de la glándula pituitaria anterior y se encuentran mayormente en las partes laterales de la glándula.

Según ha avanzado el conocimiento sobre la fisiología y bioquímica de esta hormona se conoce que ejerce más de 300 funciones en distintos tejidos y órganos del cuerpo humano, por lo que podemos considerarla como una hormona pleotrópica. Además de su acción reguladora de la secreción láctea, la prolactina modula múltiples funciones en el organismo que pueden agruparse en grandes categorías: agua y balance electrolítico, crecimiento y desarrollo, endocrino y metabólico, cerebro y conducta, reproducción, e inmunorregulación y protección

Regulación de la secreción de prolactina

La regulación hipotalámica de la secreción de prolactina por la glándula pituitaria anterior es diferente de la regulación hipotalámica de otras hormonas en dos aspectos. En primer lugar, el control hipotalámico de la secreción de prolactina es principalmente inhibitorio, mientras que el control hipotalámico de la secreción de otras hormonas de la pituitaria anterior es estimulador. Por lo tanto, si la pituitaria anterior se separa de la influencia del hipotálamo, la secreción de prolactina aumenta, mientras que la de las otras hormonas disminuye.

El factor hipotalámico que inhibe la secreción de prolactina es el neurotransmisor dopamina, que no es un neuropéptido, como son las otras hormonas hipotalámicas que regulan la secreción de hormonas de la glándula en cuestión.

La deficiencia y el exceso de prolactina

La insuficiencia de prolactina no causa alteraciones en las mujeres que no están en período de lactancia y no causa anomalías en los hombres.

En las mujeres con edad reproductiva, las altas concentraciones de prolactina resultan en una disminución de la secreción de gonadotropinas y por lo tanto, la disminución de la función ovárica. La frecuencia de los períodos menstruales disminuye (oligomenorrea), o incluso pueden desaparecer por completo (amenorrea). En adición, se presentan síntomas de deficiencia de estrógenos, como la pérdida de deseo sexual, sequedad de la vagina, infertilidad, y con menor frecuencia, la lactancia anormal (galactorrea).

Las altas concentraciones de prolactina generalmente no se asocian con los síntomas de las mujeres posmenopáusicas, aunque en muy raros casos pueden producirse episodios de galactorrea. En los hombres, las concentraciones elevadas de prolactina también disminuyen la secreción de gonadotropinas, y por lo tanto disminuyen la función testicular, lo que resulta en bajas concentraciones séricas de testosterona. En esos casos los principales síntomas son la pérdida del deseo sexual, disfunción eréctil, debilidad muscular e infertilidad.

Importancia fisiológica de la prolactina

En las mujeres la principal acción de la prolactina es iniciar y mantener la lactancia. En las madres en período de lactancia, la estimulación táctil del pezón y los pechos bloquea la secreción de dopamina por parte del hipotálamo, la cual normalmente inhibe la prolactina. Esta inhibición se traduce en un fuerte aumento de las concentraciones de prolactina en sangre, seguido de un descenso significativo cuando la lactancia se detiene.

Las concentraciones elevadas de prolactina inhiben la secreción de hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) desde el hipotálamo, disminuyendo de ese modo la secreción de las gonadotropinas (la hormona luteinizante y la hormona folículo-estimulante), e imposibilitando la acción de las gonadotropinas sobre las gónadas. Por tanto, durante la lactancia estos niveles reducen la fertilidad, considerándose este hecho como un mecanismo de protección para que las mujeres no queden embarazadas mientras están alimentando a los recién nacidos.

Debido a que la prolactina actúa para mantener el cuerpo lúteo del ovario, que constituye la fuente de la hormona sexual femenina (que es la progesterona), se dice que también ayuda a mantener el embarazo, un período que se caracteriza por el aumento considerable de la secreción de prolactina. Factores como las altas dosis de estrógenos y la estimulación transitoria por el estrés y los ejercicios pueden influir también en la liberación de esta hormona.

Funciones biológicas de la prolactina

Dada la amplia distribución de los receptores de prolactina en los mamíferos, esta hormona ejerce múltiples acciones en el organismo. De ellas las mejor estudiadas son las referentes a la reproducción.

La prolactina juega un importante papel en el desarrollo morfológico y funcional de la glándula mamaria, así como en la actividad secretora del cuerpo lúteo, afectando por tanto a las funciones reproductoras.

La glándula mamaria se desarrolla en tres grandes etapas, la mamogénesis o crecimiento y desarrollo de la glándula mamaria, la lactogénesis o síntesis de la leche, y la galactogénesis o proceso funcional de la secreción láctea.

Los estrógenos, los adrenocorticoides y la hormona de crecimiento (GH) son necesarios para el desarrollo puberal de la glándula mamaria, y los estrógenos, progesterona y las hormonas lactógenoplacentarias (prolactina y lactógeno-placentaria) durante la gestación.

Podemos por tanto decir que la prolactina y su receptor son necesarios para el desarrollo morfológico y funcional de la glándula mamaria. La señalización intracelular de la prolactina en estos procesos conlleva la fosforilación de su receptor y activación de la vía de señalización Jak2/Stat5, que parecen ser esenciales para la acción mamogénica y lactogénica de la prolactina.

Homeostasis

Además de regular funciones reproductoras, la prolactina controla un conjunto de funciones de autorregulación, que conducen al mantenimiento en la composición y propiedades del medio interno del organismo. Entre ellas hay que destacar, las acciones inmunorreguladoras de la prolactina, que directa o indirectamente está implicada en el desarrollo y maduración de las células del timo y de los órganos linfoides periféricos. En los humano la prolactina aumenta la producción de anticuerpos; su deficiencia se asocia a la inmunodeficiencia humoral. De hecho, la prolactina actúa como un mitógeno tanto en linfocitos B como T, e incrementa la capacidad fagocítica de los macrófagos.

La prolactina regula también la homeostasis controlando el transporte de iones sodio, calcio y cloruro a través de las membranas epiteliales del intestino, la captación de aminoácidos por las células epiteliales de la glándula mamaria, así como de otros iones y agua en el riñón. En las glándulas sudoríparas y en las lagrimales la prolactina también modula su composición iónica. Por último indicar que la prolactina junto con la hormona lactógeno-placentaria y la hormona de crecimiento tienen actividad angiogénica.

Conducta materna

La influencia de la prolactina en la conducta maternal ha sido bien estudiada en animales, si bien debe destacarse que la prolactina per se no genera este comportamiento, si lo favorece. La comparación entre ratones normales y aquellos que son heterocigóticos para el receptor de prolactina (PRLR +/-) permite deducir que la creación de la zona de nidación, el reagrupamiento de las crías, su amamantamiento y protección están asociados a la acción de la prolactina.

Discusión

Posterior a conocer referente a dichas hormonas, se conocen que su relevancia en el periodo refractario es que según estudios con humanos, se ha comprobado que hay una gran variabilidad en los niveles postorgasmicos de prolactina, siendo mayores en los que tienen un período refractario más largo lo que se refleja con una disminución del libio e hipersensibilidad en genitales, llegando hasta la posibilidad de rechazar a la pareja que continue con la estimulación, ya que sexualmente se siente satisfecha. La principal característica del período refractario en la mujer no suele ser el estado de sopor y evitación que caracteriza al varón, sino la hipersensibilidad del clítoris.

Por otra parte la liberación de neurotransmisores postorgasmos, en este caso, parece ser dependiente de la vasopresina. Siendo ésta la hormona del cariño o del apego, se ha llegado a comentar que la mujer que queda dormida tras mantener relaciones sexuales está más enamorada que aquella que queda despierta y prefiere charlar. Lo que produce que posterior al orgasmo la mujer demande a su pareja sentimientos y muestra de cariño y afecto que le brindan tranquilidad y equilibrio mental.

Hecbrig Reyes, Diplomante de la Escuela Latinoamericana de Medicina Sexual. Este artículo fue analizado dentro de las actividades académicas de la diplomatura de la escuela latinoamericana de medicina sexual @Eslamsex en convenio con la Universidad de Carabobo a través @FUNDACELAC |Tutor, Profesor: Dr. Fernando Serrano MD.

VITA

Médico Cirujano UC, Diplomado en Educación sexual y gestión ocupacional.

Lima-Perú +51 918 351 729

Instagram: Hecbrig Reyes

Facebook: H Isabel Reyes

Correo: Hecbrigreyes@gmail.com

Referencias Bibliográficas

• Arch Sex Behav, 31 (2002), pp. 405-11

• Bankir, L.; Bichet, D. y Bouby, N. Vasopressin V2 receptors, ENaC, and sodium reabsorption: a risk factor for hypertension.2010 Am J Physiol Renal Physiol 299: F917–F928

• Blanca Gutiérrez Teira, La respuesta sexual humana, CS El Soto. Móstoles. Madrid.2010

• De Béjar S. Tu sexo es tuyo. Todo lo que hay que saber sobre la sexualidad femenina. 4ª ed. Barcelona: Debolsillo; 2005.

• Dr. Horacio A. Repettoa, Hormona antidiurética, 2014, Arch Argent Pediatr 2014;112(2):153-159 / 153

• Fisiología de la respuesta sexual. En: Tresguerres JAF, editor. Fisiología humana. 3. ed. Madrid: McGraw Hill-Interamericana; 2005. p. 1134-46.

• FREEMAN ME, KANYICSKA B, LERANT A, NAGY G: Prolactin: Structure, Function, and Regulation of Secretion. Physiol Rev, 2000,80:1523-1631

• Levin RJ. Cerebro, emoción y la respuesta sexual humana. En: Mora F, editor. El cerebro sintiente. Barcelona: Ariel; 2000. p. 77-111.

• Palacios S. Salud y Medicina de la mujer. Madrid: Harcourt; 2001

• Physiology of Vasopressin Relevant to Management of Septic Shock, CHEST 2001, 120(3) 989-1002

• The physiology of sexual arousal in the human females: a recreational and procreational synthesis.

Sitios web:

http://www.saha.org.ar/pdf/libro/Cap.027.pdf

http://www.sanatorioallende.com/FILES/Archivos/docs/2017/24.Bench-tobedside.

https://www.prolactina.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s